Javier Ruibal

Javier Ruibal, uno de los cantautores más admirados y lúcidos de nuestra época, reciente ganador del Goya a la mejor canción, nos regala su primer poemario. «Guardaste del daño memoria indeleble por toda defensa, coraza de barro, carne, desgarro y escalofrío.» Una disección, un autorretrato de filias y fobias, un pequeño puñado de miedos, unas pocas esperanzas y alguna manía poco saludable. Eso guarda cuidadosamente este libro. Un conjunto de poemas en los que Javier Ruibal, uno de los artistas más valorados y talentosos de nuestro panorama musical, se desnuda para ordenarse por dentro. Clasificados en una suerte de metáfora de ritmos y fórmulas musicales, el autor nos regala poemas libres, décimas y haikus que hablan de amor, del paso del tiempo y del encuentro con uno mismo en la vida y en el arte, dejando también un pequeño lugar para el humor y la sorna.

Javier Ruibal. Compositor, arreglista, guitarrista y cantante, con más de una decena de discos publicados, combina estilos como el flamenco, el jazz y el rock. Ha participado con su música en películas como Atún y chocolate, Lejos del mar y Arena en los bolsillos, además de colaborar también en programas de televisión, espectáculos y otras producciones audiovisuales. Entre los reconocimientos a su trayectoria se encuentran premios como el Nacional de Músicas Actuales (2017), el Goya a la mejor canción original (2020) o la Medalla de Oro de Andalucía (2007).

María Teresa León (Prólogo de Benjamín Prado)

«Memoria de la melancolía es una autobiografía, pero no sólo eso. Para empezar, su escritura es un verdadero alarde literario, un ejemplo de prosa bella, sofisticada, envolvente y en algunos momentos hipnótica, que a menudo roza los límites de la poesía. […] No es un ensayo, pero como testimonio histórico, también es una delicia que nos habla al oído y de primera mano del sueño de la República; la modernización sin precedentes de aquella España que puso la cultura en el centro de la acción de Gobierno; la conjura siniestra de los sublevados; la Guerra Civil, las actividades de la Alianza de Intelectuales Antifascistas o la evacuación de algunos de los cuadros míticos del Museo del Prado. […] Es, además de muy bello, un libro muy profundo, tiene una capacidad de reflexión y un rango filosófico, que definen el nivel de pensamiento de su autora y su capacidad para el análisis de los acontecimientos históricos que le tocó vivir y quiso protagonizar; y en ese sentido ofrece una intensa meditación sobre asuntos como la ideología, la violencia, la capacidad reparadora de las palabras o el drama del exilio, que representa con unos trazos magistrales: toda la nostalgia de los distantes, la tristeza de la separación, la pérdida de las raíces o el peso insufrible de los recuerdos de quien ha sido expulsado de su paraíso en la tierra, están en esta especie de tratado de la pérdida. […] Un manual de resistencia y el inventario de una resurrección, personal y colectiva». (Del Prólogo de Benjamín Prado)

Benjamín Prado ha publicado las novelas Raro (1995), Nunca le des la mano a un pistolero zurdo (1996), Dónde crees que vas y quién te crees que eres (1996), Alguien se acerca (Alfaguara, 1998), No sólo el fuego (Alfaguara, 1999), La nieve está vacía (2000), Mala gente que camina (Alfaguara, 2006), Operación Gladio (Alfaguara, 2011), Ajuste de cuentas (Alfaguara, 2013) y Los treinta apellidos (Alfaguara, 2018); y los libros de relatos Jamás saldré vivo de este mundo (Alfaguara, 2003) y Qué escondes en la mano (Alfaguara, 2013). Es autor de los ensayos Siete maneras de decir manzana (2000), Los nombres de Antígona (Aguilar, 2001), A la sombra del ángel. Trece años con Alberti (Aguilar, 2002) y Romper una canción (Aguilar, 2010). Su obra poética está compuesta por los libros Un caso sencillo (1986), El corazón azul del alumbrado (1990), Asuntos personales (1991), Cobijo contra la tormenta (1995), Todos nosotros (1998), Iceberg (2002), Marea humana (2006) y Ya no es tarde (2014), todos ellos reunidos en el volumen Acuerdo verbal (2018). Ha escrito también los libros de aforismos Pura lógica (2012), Doble fondo (2014) y Más que palabras (2015), y junto al músico Joaquín Sabina el tomo Incluso la verdad (2017).

Ilu Ros

Un domingo cualquiera, una joven mira stories en Instagram mientras su abuela se dedica a las faenas del hogar. Una canción de Rosalía y una alusión a Concha Piquer son el detonante de una conversación en la que la cultura popular, el folclore y el recuerdo de figuras transgresoras que tuvieron que luchar por sus derechos en una España chapada a la antigua se mezclan con las referencias de las generaciones actuales. Así, entran y salen de escena Lola Flores, Rocío Jurado, Miguel Molina, las Spice Girls, Nathy Peluso o Federico García Lorca, pero también surge la memoria del campo, las dificultades de cuantos tuvieron que emigrar durante la dictadura o las que todavía afrontan los jóvenes para encontrar trabajo o hacerse escuchar. Un libro conmovedor que nos invita a reconectar con nuestros mayores y descubrir sus historias para que permanezcan con nosotros.

Nacida en Mula (Murcia) en 1985, Ilu Ros es ilustradora freelance. Licenciada en Bellas Artes y Comunicación Audiovisual por la Universidad de Granada, no contempló la posibilidad de dedicarse al dibujo y la ilustración hasta que se fue a vivir a Londres, en 2011. Ilu Ros encuentra su inspiración en lo cotidiano, las ciudades que visita, las personas que la rodean y las historias que le cuentan, los libros, las películas, los viajes en tren, la música que escucha… Básicamente le gusta buscar en las pequeñas cosas algo nuevo (o no tan nuevo) que contar. Ha expuesto en la Galería Miscelanea de Barcelona y ha sido finalista en el Poster Prize for Illustration, premio convocado por la Association of Illustrators y el London Transport Museum de Londres. En mayo de 2018 publicó su primer libro, Hey Sky, I’m on my Way: A Book About Influential Women (Nueva York, Lit Riot Press) y ahora Cosas nuestras (Lumen, 2020). Desde 2019 vive en Madrid.

Aurora Luque

“Aurora Luque entiende “gaviera” como femenino de “gaviero”, marinero que está en la gavia del barco, pero también en sentido más amplio como “la que atiende el horizonte”. Así, la gaviera mira más allá, es una nómada que aspira a cuestionar moldes, esquemas, en particular los impuestos por la monolítica sociedad patriarcal. Luque vincula mito, existencia, viaje y construcción de la identidad y muy particularmente de la del sujeto mujer. Se trata no ya de una identidad vertical, patriarcal, arbórea, sino de esa identidad múltiple, rizomática, que hace de cada uno-una, muchos-muchas. El viaje se erige en metáfora de vida, de una vida impulsada por el deseo y por el afán de libertad, de una, en definitiva, auténtica existencia nómada en el sentido braidottiano del término.” (Josefa Álvarez Valadés)

Aurora Luque (Almería, 1962) es poeta, traductora, editora y profesora de griego. Ha dirigido la colección de poesía Cuadernos de Trinacria y, con Jesús Aguado, la colección maRemoto de poesía internacional. Entre sus libros de poemas destacan los títulos Hiperiónida (Premio Federico García Lorca de la Universidad de Granada, 1982), Problemas de doblaje (Accésit al premio Adonais, 1990), Carpe noctem (Premio Rey Juan Carlos, 1994), Transitoria (finalista del Premio Rafael Alberti y Premio Andalucía de la Crítica, 1998), Camaradas de Ícaro (Premio Fray Luis de León, 2003), Haikus de Narila (2005) y La siesta de Epicuro (Premio Generación del 27, 2008). Su obra poética ha sido recogida en antologías como Las dudas de Eros (2000), Portuaria (2002), Carpe verbum (2004), Carpe amorem (2007) o Fabricación de las islas (2014). Sus reflexiones sobre la poesía se recogen en Una extraña industria (2008). Ha traducido a los poetas Meleagro, María Lainá, Safo, Catulo, Louise Labé y Renée Vivien, editado a la dramaturga María Rosa de Gálvez y antologado la obra de autores como Caballero Bonald.

Joaquín Aráujo

La más completa y compleja, la más necesaria y hospitalaria, la más bella y generosa de las creaciones de la historia de la Vida es el bosque. Si poco, o nada, del pasado -tanto el nuestro como el de la Natura- tiene sentido sin las arboledas, menos futuro aún tendrá el futuro sin ellas. Sin embargo, esta civilización ha consumado su más imprudente torpeza arrancándose de su propio origen y devastando el gran hogar de la vida, envenenando al fabricante de la transparencia que respiramos, abatiendo al creador de la fertilidad. Mantiene el autor, el emboscado Joaquín Araújo, que cada árbol en pie es un punto de apoyo para esta lisiada humanidad, para los aires rotos, para la vivacidad en su conjunto, para hacerle cara al desierto, para combatir el ruido y a la amontonada fealdad que la prisa siembra en casi todos los rincones. Nada como los árboles para darnos paz y ayudarnos a conectar con la Naturaleza y a reencontrarnos con nosotros mismos. En estas páginas puede leerse una de las más intensas convivencias con las arboledas de uno de nuestros contemporáneos. Muchos de los mejores momentos de la vida de Araújo, a lo largo de sus cincuenta años de emboscadura, son narrados aquí con intensa belleza y emoción. Sin duda para que comprendamos mejor el extraordinario acierto de Federico García Lorca cuando escribió: «Poeta es Árbol».

Joaquín Araújo vive, como campesino y pastor de cabras, en el seno de las arboledas de las Villuercas.  Ha plantado tantos árboles como días ha vivido, unos 25.000. Ha sido comisario y autor de 30 exposiciones, director y/o guionista de 340 documentales y ha hecho unos 5.000 programas de radio y dado unas 2.500 conferencias. Su permanente compromiso con la defensa de la Natura ha sido reconocido a través de 51 premios, entre los que destaca haber sido el primer español premiado con el Global 500 de la ONU y con el Wilderness Writing Award y también el único español dos veces galardonado con el Premio Nacional de Medio Ambiente. Con todo ello pretende el acaso imposible de salvar a lo que nos salva: los bosques y su decisiva aportación a la vida.